Diferencias entre oralidad y escritura

Con el objeto de despertar la conciencia sobre la lengua, les planteo esta pequeña discusión que servirá para distinguir claramente dos modos diferentes de producir el lenguaje, pero que, sin embargo, suelen mezclarse ¿que entendemos por oralidad? es uno e los modos de producción del lenguaje. Básicamente es la comunicación por medio de los sonidos del habla, o, deforma más sencilla, "hablar". Al conversar con un compañero articulamos una serie de sonidos a los cuales se les asocia un significado; a su vez, nuestro compañero irá interpretando estos sonidos como un mensaje, dando lugar a lo que conocemos como comunicación y podemos representarlo más exhaustivamente de la siguiente manera:
Comunicación.JPG





Ejercicio: en la siguiente tira, identifique los elementos del circuito de la comunicación.

Mafalda_y_Felipe.JPG


La oralidad ha sido el modo de comunicación primigenio, tan antiguo como el caminar erguido y el uso de herramientas. Por medio de la oralidad se comenzó a transmitir el conocimiento del hombre, desde las artes culinarias hasta los saberes curativos. Pero su función principal, según Casmiglia y Tusón (1999), en Álvarez 2000, es abrir la senda a las relaciones sociales; tan es así que el síntoma más evidente de la ruptura de estas relaciones es la supresión del habla.

Dif.Oral._Escri..JPG



Por alguna razón se le ha atribuido mayor prestigio a la escritura y se ha tomado a ésta como lo perfecto, como el representante ideal de una lengua dada; en tanto, a la oralidad se le ha atribuido el carácter imperfecto y caótico sin entender que sólo son dos modos distintos de producir el lenguaje.

Y ¿Cuál es el problema? La invasión del ámbito de uno de estos modos por parte del otro provoca conflictos. Si habláramos como escribimos, sin tomar en cuenta algunos rasgos prosódicos como la entonación o el ritmo, nuestro discurso sonaría afectado y poco expresivo, el mismo efecto producido al leer, y nadie habla como lee. Si, por el contrario, escribiéramos como hablamos, sin considerar, por ejemplo, que no tenemos a nuestro interlocutor presente, enmendando al momento con tachas, dejando colar usos propios de la oralidad, etc.; el producto final será un escrito difícil de leer, poco claro e inservible para los fines de la comunicación escrita.

Ejercicio: a continuación lea los siguientes fragmentos, luego anote las dificultades que cada uno de ellos le presenta. Finalmente diga cuál de los dos textos le resulta más claro. Lleve este ejercicio a la discusión.

terxtos_1-2.JPG